4.8.15

Lo perdí

Anaïs -me decías
no te vayas lejos. Hazlo por mí.

Tienes que entender que no podía obedecerte
que sólo quien fracasa
encuentra las razones
que llevan a jugar la partida.

Necesitaba marcharme
de todo lo que era
en ese mundo de cristal
para hacer estallar contra mi pecho
el mundo nuevo
y dejar crecer en mi corazón nuevas rosas.

Entiende que me fui por todo
y para volver limpia
de todas esas tristezas
que me teñían de ansiedad la respiración,
que me mantenían despierta
sin descanso
y que propiciaban tu insomnio también.

Que te he querido
en cada paso que daba a lo lejos
sólo lo sabe el tiempo que pasé sin ti.

Sólo lo sabe él
porque cuando volví tú te habías marchado
y todo lo que había ido a buscar
lo perdí.

2 comentarios:

  1. A veces es necesaria la distancia para poder tomar objetivamente decisiones..claro,que luego a veces también,lo que dejamos ya no está..pero,siempre,siempre, las cosas suceden por algo!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Muchísimas gracias por tu comentario. :)

      Eliminar